sábado, noviembre 30, 2013

MARIAH MUNDI AND THE MIDA´S BOX. Otra nueva saga de aventuras




No es oro todo lo que reluce y este comentario viene de perlas para comentar la siguiente película que pude ver en el pasado festival de Sitges: Mariah Mundi and the Mida´s Box, es una película de aventuras para toda la familia bastante mala, previsible e incluso un poco aburrida (yo me eché una cabezadita durante unos diez minutos) pese a que apenas dura hora y media.

Antes que nada unos apuntes. Esta película fue presentada en el festival por todo la alto con charleta antes del filme y tal porque la producción del mismo es española, aunque eso no significa que vayamos a verla en los cines de España porque de momento que yo sepa no tiene fecha prevista de estreno. Segundo, es la adaptación de una “popular” (con comillas como pollas de gigante de grandes) saga literaria que tiene pinta de que se quedará en una sola película como otras del tipo “Eragon”, “La Brújula Dorada”, “Los Seis Signos de la Luz”, “Soy el Número 4”, “Alex Rider” o “Las Crónicas de Spiderwick”… todos grandes éxitos que aspiraba a Harry Potter y se quedaron en olvidados fracasos. Y tercero Mariah, es nombre de chico en la Inglaterra victoriana.

Nuestro protagonista ve como un buen día sus padres son secuestrados por el villano de turno (Sam Neill) y su esbirra, la letal Lena Headey (nombres de lujo) y tiene que huir con su hermano pequeño con quien acaba en un orfanato del que son rescatados por un histriónico y genial Michael Sheen que hace las veces de espía estrafalario y que de lejos es lo mejor de la película.

Como suele ser habitual en estos casos el leiv motiv de la trama es encontrar un objeto ancestral que puede cambiar el orden establecido y tal tal tal. En este caso cuando se habla de Midas y de su cofre, uno piensa en algún artilugio que convierta en oro todo lo que se ponga dentro o todo lo que toque. Pero el momento WTF de la película llega cuando el cofre de Midas es una pistola de rayos que pulveriza a todo el que pilla por delante.

La producción es buena y la representación de la Inglaterra victoriana está muy conseguida, rodada en Praga como suele ser normal, todo el trabajo conceptual me ha gustado mucho pero es que en los tiempos que corren y con los medios disponibles es lo mínimo que se le debería de pedir a una película hoy en día.

Lo peor es el desarrollo de la cinta, los dos giros argumentales que hay te los esperas claro está y es que sin haberme leído la obra origina tengo la clara sensación de que ésta ha sido adaptada a trompicones, saltándose grandes pasajes o inventándoselos directamente. Uno se llega a preguntar si los perpetradores del guion (ojo que no me refiero al artífice de la nóvela) considera a los niños muy tontos o él directamente es algo idiota porque el mejunje resultantes es bastante enmarañado y el final aunque deja bastante claro que es una saga fijo que se queda en esta primera y totalmente prescindible entrega.

Imagino que a golpe de talonario se habrá metido en la película a actores de la talla de los ya citados o de Ioan Gruffudd (Mr. Fantástico) que han visto en Mariah Mundi una forma de engrosar sus carteras porque dudo que se animasen por el reto interpretativo, por obligaciones de agenda o directamente por diversión, que muchas veces nos olvidamos que hay más de un actor (como Bill Murray) que se basa en eso para elegir sus futuros roles.

No pierdan el tiempo.

NOTA: 3/10

No hay comentarios: