miércoles, diciembre 25, 2013

Otro lienzo que se queda sólo, se nos ha ido José Ortiz





La nochebuena de este año nos ha traído una mala noticia que ha sido el fallecimiento del dibujante murciano José Ortiz. Un histórico de nuestra industria, un grande que ha inspirado generaciones de dibujantes con obras como Hombre (un tebeo desgarrador que recientemente ha reeditado EDT) o sus aportaciones al vaquero TEX.

Encima era un tipo de lo más majete y agradecido, fue invitado de honor en Expocómic 2010 y durante una de las sesiones de firmas del sábado por la tarde tuve la ocasión de hablar con él un buen rato y el tipo estaba verdaderamente encantado y agradecido de haber sido invitado al certamen y de recibir un premio a toda su carrera.

Fallecido a los 81 a causa de un problema cardiaco se dedicó toda la vida al dibujo y empezó por la puerta grande siendo ayudante de Manuel Gago, máximo representante de la escuela valenciana de dibujo. Tuvo una segunda juventud durante los años 80 publicando material a patadas en antologías míticas de la época como Zona 84 o Cimoc.

Algo por lo que siempre será además recordado es por su inconformismo y perfeccionismo de su estilo. José Ortiz estaba siempre evolucionando, siempre dibujando – es un ejemplo del dicho “el dibujante descansa dibujando” – siempre CREANDO.

El impacto y estilo de José Ortiz le valió muchos reconocimientos y de hecho es de los pocos artistas que pueden presumir (cosa que nunca hacía) de haber sido invitado a dibujar un especial de TEX ya que Bonelli solo encargaba historias de su vaquero predilecto a autores de reconocido prestigio. También publicó en Inglaterra, para la editorial 200 AD (también publicó en la revista Eagle) ni más ni menos con personajes como Judge Dredd o Rogue Trooper, en la editorial americana Warren también se sirvieron de su arte y ya en los noventa volcó su amor por Latinoamerica en sendos álbumes que contaron con financiación oficial “La civilización Inca” y “Los orígenes del hombre americano”.

Se nos ha ido un grande, atesoraré la conversación que tuve con él y el privilegio de haber escrito una breve sinopsis de su biografía para el mencionado Expocómic 2010, año en el que todavía colaboraba con la revista oficial.



“José Ortiz (Cartagena, Murcia, 1932). Tenía apenas dieciséis años cuando un concurso de la revista “Chicos” le colocó como ayudante de Manuel Gago. Ortiz prometía, y cumplió. La editorial Maga le vería dar sus primeros pasos desde “El capitán Don Nadie”, “El duque negro” o “Johnny Fogata”, allá por la década de los 50; de ahí, a Toray con “Sigur el vikingo” o las “Hazañas del Oeste”, y a Bruguera en las páginas de la revista “Bisonte Extra Ilustrada”. Sus coqueteos con ingleses y norteamericanos en los 60 le llevarían a plasmar su talento para la mismísima Warren ─que le otorgaría un galardón al Mejor Artista Polivalente en 1974─, donde llegó incluso a dibujar la voluptuosa figura de la icónica Vampirella. Mediados los años 80 vuelve a centrar su arte en el mercado español, que prácticamente no le conoce desde los parámetros del gran público, para las publicaciones de Norma y Toutain. Su extensa obra, su excepcional calidad, su misma existencia, le hacen leyenda vida de la historieta universal”

No hay comentarios: