viernes, febrero 28, 2014

X-COM: ENEMY UNKNOWN. Redescubriendo clásicos modernizados.




Me compré la Xbox 360 hace ahora seis años (quedan un par de meses pero vaya) y he probado muchas sagas: GTA, Resident Evil, Assasin´s Creed, Halo, Gears of War, Tekken, The Elder´s Scroll, Fallout… y ninguna de esas sagas, ninguna de sus entregas me ha enganchado la mitad (y a algunos les he echado horas ojo) de lo que lo ha hecho el maravilloso X-Com: Enemy Unknown. Un remake de un juego clásico de PC de mediados de los noventa que en su momento fue mi primer contacto con la estrategia militar por turnos y lo flipé.

Pues fue gracias a mi buen amigo Armando que descubrí el juego del que os hablo hoy, que ya lo conocía pero dudaba mucho que dados los tiempos que corren fuese a seguir la estela del clásico y mira que me equivocaba porque es exactamente igual y es más mejora muchos de los elementos e incorpora unos gráficos que si bien son bastante cutres comparado con algunos juegos del tipo actuales son totalmente funcionales y quedan compensados con la abrumadora jugabilidad de X-COM.

En X-Com controlado a la organización homónima que debe proteger la tierra de una invasión extraterrestre para ello deberemos gestionar un comando de hasta seis soldados – lo único malo respecto al original que manejábamos hasta doce – que deberemos manejar en escenarios de combate generalmente callejero, aunque también habrá almacenes, bosques y en muchas ocasiones el interior de una nave que acabábamos de derribar, cumpliendo con la misión de acabar con todos los aliens. En algunos casos también deberemos desactivar bombas, rescatar rehenes o escoltar a altos dignatarios.

Hay cuatro clases de soldados: francotiradores, artilleros, apoyo y asalto cada uno con sus tipos de armas características, habilidades y accesorios propios. Podemos combinarlos como queramos y a medida que van ascendiendo las posibilidades de configuración se multiplican. Además si sois de los que les dedicáis horas a estas cosas podéis configurar totalmente a los soldados: colores, rasgos, sexo, nacionalidad. Hacerte un equipo con tus colegas es muy divertido la verdad.

Aunque el combate es lo más importante, igual de decisivo es gestionar correctamente los recursos, habrá que estar atentos a las financiaciones que nos dan los diferentes países que forma la red de X-Com, en muchas ocasiones hay que elegir ayudar a uno y no a otro y eso puede ser un problema. No podemos dejar de lado los aspectos de la investigación porque podremos desarrollar nuevo armamento, equipo y naves. Hay que construir instalaciones, estar al tanto del mantenimiento de todos los vehículos… muy completo y repito adictivo.

Los gráficos no es tan mal y hay efectos de destrucción bastante curiosetes y además es larguillo dependiendo mucho de nuestras capacidades tácticas porque X-Com tiene misiones que son realmente complicadas y que harán que nos tiremos de los pelos porque la I.A de los enemigos (salvo algún defectillo) es tirando a alta.

Así que si queréis jugar a algo diferente fuera de tanto shooter o sandbox os recomiendo X-Com que además ahora se encuentra a precio puta.

jueves, febrero 27, 2014

ROCKET RACOON. El mamífero de moda.

 
Desde luego que Mapache Cohete lo peta, cada cierto tiempo hay un personaje en Marvel que se gana el favor del público y por lo tanto sus proyectos o apariciones se multiplican. Spider-Man y Lobezno siempre están en ese punto, lo hemos visto en Punisher, en Veneno, el Motorista Fantasma, Masacre… y ahora le toca al mamífero más molón desde Chewacca.


Lo que yo no sabía es la historia que tiene este genial y divertido personaje tras de sí, para empezar debutó hace mucho, en concreto en 1976 en el número siete de la antológica Marvel Preview. En él se nos presentaba una galaxia apartada de todo el universo conocido donde habían sido exiliados un buen puñado de locos de atar y habían dotado a las mascotas y animales más comunes rasgos e inteligencia humanas.


Rocket (llamado Rocky a veces para abreviar) era el guardián de su sector (exacto, cual Green Lantern) además de capitán de la nave Rack N´Ruin donde también estaba su amigo Wal Russ que era una morsa parlante. Nuestro héroe entró en contacto con el resto del Universo Marvel gracias a una guerra que le unión con Hulk –en plena etapa de Bill Mantlo – para evitar que un topo se hiciera con la sagrada biblia de Gideon. Esta batalla sucedió en el planta Halfworld y esperemos que Panini lo edite como dios manda.


Ya en los ochenta su popularidad fue en aumento y consiguió su serie limitada propia con guiones del propio Mantlo, dibujos de Mike Mignola y tintas de Al Williamson, en los noventa apenas se le pudo ver en un numerito de Quasar y en otro de Sensational She-Hulk, con el cambio de siglo tuvo una fugaz aparición en Exiles y fue ya en la resurgida línea cósmica durante Aniquilación Conquista que regresó de manera triunfal.
 

En la secuela de Aniquilación, Peter Quill era obligado a liderar a un grupo de proscritos a cambio de su libertad, algunos de estos personajes fueron Drax, Mantis, Dragón Lunar, Bicho y por supuesto Mapache Cohete que uniría fuerzas por primera vez con Groot. En dicha historia debían recuperar un artefacto que podría destruir el universo. Aquí demostró ya su valía como líder táctico, habilidad con las armas, predilección por las grandes, mala leche y carisma.


Tras la guerra contra Ultron y la Falange Starlord, Mapache, Gamora, Drax y Groot se reformularon como los nuevos Guardianes de la Galaxia con una serie regular a cargo de Dan Abnett y Andy Lanning que duró veinticinco números con la dramática conclusión de la aparente muerte de Starlord, Nova (que sigue muerto) y Thanos. Pues bien, el primero y el último ya están de vuelta. Dicha vuelta fue orquestada por Bendis y es que una noticia que nadie se esperaba estaba a la vuelta de la esquina.


Corría el año 2012 y Marvel anunció que como parte de su futura fase dos cinematográfica Los Guardianes de la Galaxia en su encarnación más reciente tendrían película en verano de 2014. Por lo que había que volver a ponerles en el candelero y así lo hizo el calvo de Brooklyn en un arco junto a Mark Bagley en la serie Avengers Assembled, colección que curiosamente formaría parte de la estrategia de marketing del primer filme de los Vengadores. Pero esto no es suficiente y gracias a la iniciativa Marvel Now los guardianes gozaron de una nueva serie con la formación de la película y el refuerzo de Iron Man en los primeros números que goza de un gran éxito de ventas.


Pero el éxito no solo lo goza en las viñetas. En la pequeña pantalla Rocket junto a sus compañeros ha protagonizado dos episodios de distintas series. El primero en la deliciosa segunda temporada de Avengers que les llevó a enfrentarse a Michael Korvac y el segundo – que no he visto – en Ultimate Spiderman y con Korvac también relacionado.


Los videojuegos tampoco le son ajenos y debutó en el mundo de los pixels, los megas y los bits en Ultimate Marvel VS Capcom 3 siendo uno de los personajes nuevos en la expansión de una de las últimas estafas de Capcom. También es un personaje jugable en Marvel On Line y si conseguimos acabarnos el Lego Marvel al ciento por ciento parece que es desbloqueado.


En esta semana han sido dos las novedades anunciadas. Por un lado la novela (de esas de letra pura y dura) escrita por Dan Abnett y titulada Rocket Racoon and Groot: Steal the Galaxy que nos cuenta como intentan ganarse la vida los dos héroes durante un descanso de los Guardianes y la otra que no me esperaba es la serie regular a partir de julio escrita y dibujada por Skottie Young y que fijo que es una pasada.


Espero que os haya gustado este modesto post y como colofón una muestra del merchandising.



¡Bang! ¡Estás muerto!

 

miércoles, febrero 26, 2014

SKETCH: Un Juez Dredd en horas bajas...


Acabo de caer en que no había compartido este dibujo con vosotros, lo conseguí en las últimas jornadas del cómic de Avilés que visité en el cada vez más lejano año 2008 - durante un par de años más intenté volver pero sin éxito por lo que ya ni lo intento - que me lo pasé genial aunque problemas que no supe dejar en casa (o en el trabajo) me lastraron bastante la verdad.

El caso es que el primer día muchos autores acaban de llegar y están bastante cansados, algunos acusan jet-lag y otros directamente no tienen incoveniente en decir que tienen una resaca de cojones y que no van a hacer gran cosa, este fue el caso del inglés Frazer Irving un tipo muy peculiar aficionado a todo tipo de sustancias (él mismo lo proclamaba a los cuatro vientos) y que a medida que iban avanzando los días se encontraba más colocado y motivado XD fue todo un fan favourite de las noches avilesinas.

Yo asistí a su primera sesión de firmas en el anfiteatro - que suelen ser mucho más cortas - y sabía lo que iba a conseguir, además el tipo súper majo todo el rato exclamando cosas como "toma esta mierda", "vaya cagarro...", "no lo cuelgues en internet..." Y aún así hubo gente que se mosqueó bastante, como un tipejo de la fauna local (bastante despreciable) que gritaba a diestro y siniestro que lo iba a tirar a la basura, cosa que no hizo por supuesto.

martes, febrero 25, 2014

JACK RYAN: OPERACIÓN SOMBRA. Un nuevo comienzo.


La verdad es que han tardado bastante más de lo que esperaba en estrenar una nueva película de Jack Ryan desde que viésemos en cines hace más de una década la entretenida Pánico Nuclear protagonizada por Ben Affleck. Lo que no me ha sorprendido tanto – debido a la época en que vivimos – es que la nueva película se trate de un reboot en toda regla del personaje del tristemente fallecido Tom Clancy, además estamos en un nuevo siglo, nuevas normas y nuevas formas de hacer las cosas.

Sin estar basada en ningún libro en concreto, nos encontramos al joven Chris Pine (el nuevo Capitán Kirk) como un estudiante universitario al que el atentado del 11-S le marca profundamente y a partir de ahí empieza su carrera al servicio de su país, no tenemos guerra fría, pero en su lugar encontramos la guerra contra el terrorismo islámico y como ésta casi le cuesta la vida…

Momento en el que entra en su camino un genial Kevin Costner (pero que gran actor que es y que poco se luce últimamente) y le ofrece entrar en la CIA como analista infiltrado en Wall Street para que se encargue de destapar financiaciones ilegales de grupos terroristas, acontecimiento que desencadena toda la trama de la película.

Lo cierto es que pese a tratarse de una historia totalmente nueva tiene todos los ingredientes típicos de una novela de Tom Clancy: el protagonista patriota, el mentor con tintes oscuros o dramáticos, la chica guapa que debe lidiar con la vida del héroe y la amenaza terrorista que puede desestabilizar todo el equilibrio de la tierra de las oportunidades. Si te acercas a esta película ya sabes lo que vas a ver y desde luego a mi no me vendieron otra cosa que lo que esperaba. No en vano todos estos elementos tan “made in Tom Clancy” han sido introducidos por el guionista David Koepp, siempre cumplidor con sus trabajos en las sagas de Spider-Man, Misión Imposible o Jurassic Park.

La película tiene un ritmo que ya quisieran para si muchas películas de acción actuales y recuerda a los mejores momentos de la saga Bourne, aunque la cámara no sea tan habilidosa como en las películas protagonizadas por Matt Damon. Como siempre para todo héroe es necesario un gran villano y ahí tenemos al gran Kenneth Branagh que interpreta a un empresario ruso (vestigios de la guerra fría) que es investigado por Rya, Branagh además se encarga de la dirección del filme y se nota que este tío sabe lo que hace porque consigue que los 105 minutos que dura encajen como un puto reloj suizo.

Además de una trama bien elaborada tenemos grandes escenas de persecuciones, tiroteos frenéticos y peleas más que vistosas todo ello aderezado con una estupenda banda sonora de Patrick Doyle (que no me apetece buscarlo pero creo que se encargó de alguna de las entregas de Bourne), buenos diálogos y algunos chascarrillos bastante graciosos. Por supuesto estamos ante el inicio de una nueva franquicia y a nada que tenga éxito en la taquilla.

NOTA: 7/10

PD: No he hablado nada de la protagonista femenina porque es la asquerosa de la  Keira Knightley y no la soporto lo más mínimo la verdad.

MOVIES R FUN! una deliciosa locura de Josh Cooley





 No he podido resistirme y ya h reservado mi copia de Movies R Fun! una recopilación de ilustraciones de fotogramas y momentos clásicos de películas de todo tipo y de cualquier época. Esto podría no decir demasiado a mucha gente pero es que el artista encargado es Josh Cooley. Un dibujante de Story-Boards que ha trabado en Pixar durante los últimos diez años en películas como Ratatouille (que personalmente me parece una puta mierda), las dos entregas de Cars o Up. Ningua de esas películas me gusta pero el estilo de Pixar me parece la polla y este libro es de lo más apetecible además de que sale bien barato, espero que me llegue pronto. Os dejo con una selección de viñetas, me encantan las de Terminator, Junga de Cristal y sobre todo León el Profesional.



















lunes, febrero 24, 2014

HASTA SIEMPRE HAROLD RAMIS, un pedazo de los ochenta se va con él




Post tardíos como este son los que no molan escribir pero lo cierto es que tampoco quería dejarlo para mañana y es que hace un rato me he enterado de que Harold Ramis ha fallecido a los 69 años por una enfermedad que entraba en la categoría de extraña – de esas que le pasan a una de cada 100.000 personas – Una pena desde luego, personalmente y como muchos otros fans siempre le recordaré por ser el genial Egon Spengler en la saga de los Cazafantasmas donde daba vida al más listo de todos ellos, el que siempre tenía la última palabra para dar con una explicación científica, pero Ramis hizo más mucho más.


Como actor siempre estuvo ligado a la comedia y además de las dos entregas de Los Cazafantasmas participó en Atrapado en el Tiempo (que él mismo se encargó de dirigir), debutó en El Pelotón Chiflado – que en los primeros tiempos de Telecinco emitían cada dos por tres – en los noventa tuvo un pequeño papel en la genial Cabezas Huecas o en Mejor Imposible, también aparecía en esa mierda de Orange County junto a Jack Black y la última película suya que pude ver fue The Last Kiss.


Como director cuenta también con una gran filmografía donde de nuevo se centraría en la comedia en títulos como la genial “Las Vacaciones de una Chiflada Familia Americana”, Mis Dobles mi mujer y yo (que sacó a relucir de nuevo la faceta cómica de Michael Keaton que nos enseñó a todos en Beetlejuice). Fue el responsable de las dos entregas de “Una Terapia Peligrosa” y de la espantosa “Año Cero” que protagonizó el no menos espantoso Jack Black…

Una verdadera lástima, lo que me jode mucho es que ya he empezado a leer comentarios de que nos quedamos sin Cazafantasmas 3 y digo yo ¿Qué cojones pinta esa película sin Egon? Pues eso…


THUNDERBOLTS: ALERTA ROJA. Progresa adecuadamente.



Cuando me compré el primer tomo de los Thunderbolts la verdad es que no supe muy bien que hacer con la colección porque lo cierto es que no me gustó prácticamente nada pero albergaba esperanzas en el grupito de operaciones encubiertas del General Ross. Además sigo a los T-Bolts desde sus orígenes y su primera aparición en un numerito del volumen tres de Forum de El Increíble Hulk y desde entonces ya han pasado años y colecciones… una oportunidad más y no me arrepiento porque las sensaciones han sido tremendamente más positivas.

Para empezar la mayoría del tomo está dibujado por Phil Noto que es una notable mejora contra un Steve Dillon al que se le notaba que dibujaba la serie con ganas y que demostró que para él un personaje se acaba a la altura de las rodillas o como mucho de los tobillos porque se mostró totalmente incapaz de dibujar pies en ninguna viñeta salvo una en la que Hulk saltaba a los cielos y supongo que es que no le quedaría más remedio.

La verdad es que tampoco nos encontramos ante la mejor versión de Noto – la que según podemos apreciar por las previas si que veremos en la próxima serie de la Viuda Negra – pero la narrativa gana mucho aunque se aprecia cierta rigidez sobre todo en las caras. Dillon dibuja el último capítulo incluido en este tomo y que está protagonizado por Punisher, se nota que este le gusta más, pues bien estas 24 páginas ya son mejores que los seis números del primer tomo, claro que también hay una explicación: Charles Soule.

Con Thunderbolts se produce el debut oficial de Charles Soule en la Casa de las Ideas, uno de los últimos autores llegados de Image Comics y que en la actualidad se ocupa de cerca de una decena de títulos entre series Marvel, de DC y de Image, además de proyectos especiales y todo ello sin abandonar la abogacía, de momento me ha parecido que es un tipo a seguir, esperemos que no acabe quemándose como le pasó en su día a Joe Casey, Joe Kelly o Paul Jenkins que de estar en todas partes fueron borrados casi del mapa de un plumazo.

La historia versa de un grupo terrorista islámico que se hace con una tecnología de la antigua unión soviética que le servirá para crear un arsenal de armas de destrucción masiva muy numeroso que pone nerviosa a la CIA, Ross y su equipo se encargarán por su cuenta de dicha amenaza. Way hace un buen trabajo creando una historia competente de espionajes y fantasmas varios de la guerra fría y personaliza bastante bien a los personajes, aunque todavía queda un poco vacía o coja el motivo de que Masacre esté en el grupo que imagino que se debe más que nada a un capricho del escritor para seguir escribiéndole tras todos los años que lo hizo en su penúltima serie.

Daniel Way juega bien con el Universo Marvel y hace que la forma en la que se presenta la amenaza sea la de unos antiguos conocidos de la Casa de las Ideas, además incorpora a un secundario que se saca de la manga (y que fijo que se folla la continuidad establecida en algún punto) ligado familiarmente a uno de los protagonistas que no facilitará precisamente las cosas y que es el detonante del epílogo de este tomo.
Va mejorando, espero con ganas el próximo tomo.

NOTA: 7/10